Twitter Facebook Google Buzz

" />

Sierra de las Nieves

La Sierra de las Nieves acoge un singular conjunto paisajístico sobresaliente por sus profundos desfiladeros, cuya riqueza natural ha sabido reconocerla el ser humano que la habita desde hace más de 600.000 años. Posee la única zona de la provincia declarada Reserva de la Biosfera, dentro de la cual se encuentra el Parque Natural y nueve pueblos. La comarca es, además, un museo natural repleto de historia y cultura. Su diversidad biológica le hace gozar de sus bosques de pinsapares y las poblaciones de cabra montés más numerosas de Andalucía.

En la Sierra de las Nieves, el verde es el protagonista, pero tiene decenas de tonalidades; tal es la riqueza y variedad de su naturaleza, que se ha protegido con la figura de Parque Natural y catalogado como Reserva Mundial de la Biosfera.

En su territorio, se sitúa el pico más alto de Málaga, El Torrecilla (con 1919 mts.). Con el dominio de la caliza y el efecto del agua sobre ella durante millones de años, se han generado una gran cantidad de acuíferos que se depositan bajos las sierras y brotan de numerosos manantiales, dando forma a veces a grandes ríos como el Turón, Seco, Grande, Guadalteba, Verde, Real y Ojén.

En la Sierra de las Nieves aparecen diferente flora, fauna y vegetación. Cuenta con excelentes representaciones de alcornocales, encinares, matorrales mediterráneos, pinares autóctonos, flora rupícola y de montaña de altísimo interés; donde destaca el quejigo de montaña, y sobre todos los demás, el pinsapo, un abeto cuyo origen encontramos en las épocas glaciares, y que encuentra aquí la mayor reserva del mundo. En cuanto a la fauna, destacan la cabra montés y la nutria, numerosas especies de aves. Se puede disfrutar de esta naturaleza en increíbles rutas a pie, en bicicleta o a caballo en cualquiera de sus municipios. A cada paso, el paisaje nos ofrece un espectáculo inolvidable.

La naturaleza se entremezcla con pueblos ecológicos y con numerosos restos arqueológicos del neolítico, romanos y árabes especialmente, lo que demuestra que la convivencia del hombre con el entorno tiene aquí siglos de experiencia. Pero cuando esta tierra toma la identidad que ya nunca ha perdido fue durante la dominación musulmana. Sus calles, plazas, acequias y molinos destilan ese aroma de Al-Andalus que aún conserva lo esencial. De hecho, la cristianización no se concluyó hasta el siglo XVII, fecha de la que datan la mayoría de sus iglesias.

MAPA DEL SITIO

Diseno web Malaga Descuentos turismo rural